A cuatro décadas del aquel fatídico GP de Argentina

reutemann_brabham_bt44b_1975

Se cumplen 4 décadas de aquella jornada fatídica del Gran Premio de la Argentina, cuando el desprendimiento de la toma de aire del Brabham BT 44 le privó a falta de media vuelta de ganar su primera carrera de F1 en el Autódromo de Buenos Aires.

Hoy exactamente hace 4 décadas, el automovilismo argentino vivía una de las desazones más grandes de su historia gracias a una maldita toma de aire que le hizo perder a Carlos Alberto Reutemann su primera victoria en la Fórmula 1 en Gran Premio de la República Argentina.

El Lole venía con las acciones en alza luego de dos temporadas en la Máxima donde había logrado sumar puntos en el GP de Canadá de 1972 y dos podios al año siguiente en Francia y en Estados Unidos. Además de una pole position el día de su debut en Buenos Aires, también en 1972.

Para la temporada de 1974, el santafesino se aprestaba a estrenar el Brabham BT44 diseñado por el sudafricano Gordon Murray en aquella cita porteña con un autódromo a reventar.

En la jornada del sábado, Reutemann clasificó sexto a 77/100 de su gran rival en tiempos de la F2 Europea, el sueco, Ronnie Peterson.

Pero el domingo la cosa sería distinta desde la prueba de tanques llenos donde el argentino realizó el mejor registro. En carrera el ritmo de nuestro compatriota fue demoledor sobre es asfalto del circuito 15, a punto tal que desde el sexto puesto de partida, escaló al primero y punteó durante 50 de las 53 vueltas con una diferencia que llegó a ser de 28 segundos sobre campeón del mundo 1967, Denny Hulme.

Dentro de ese contexto la multitud ya se preparaba para celebrar una victoria segura y en su propia casa de su hijo pródigo, hasta que el diablo metió la cola en la toma de aire. La misma comenzó a desprenderse y medio giro antes del final, sin una gota de nafta Reutemann se quedó en la entrada a los mixtos provocando en la Torcida una tremenda amargura. Finalmente el halago fue para Hulme y el podio lo completaron Niki Lauda y Clay Regazzoni.

Un par de meses más tarde, Reutemann lograría su primer suceso de 12, en el Gran Premio de Sudáfrica disputado en Kyalami. Pero el silencio sepulcral del Coliseo todavía perdura aún después de 40 años.

Lole-Reutemann

Campeones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *