Mira los numeros $$$ del Turismo Carretera

24963_originalfile

Correr en un equipo de punta de la máxima categoría de la Argentina se incrementó un 27% con respecto al 2013. Ya se nota la sangría de pilotos: en Centenario habrá 43 autos, siete menos que el año pasado.

Alejo Iriart – airiart@ole.com.ar

A horas del arranque de una nueva temporada del Turismo Carretera (mañana en Centenario, Neuquén) la maquinita de calcular echa humo en el mundo teceísta. Si a fines del torneo pasado la mayoría de los pilotos y dueños de equipo se preocupaban por los costos para este año, el aumento del dólar y la disparada de la inflación de los últimos días directamente encendió el alerta. Claro, los autos tienen muchos de sus repuestos que se compran con el billete estadounidense y la suba golpea fuerte.

Sobre el cierre del 2013 correr con un coche de punta rondaba los 260 mil pesos por carrera (incluye el alquiler del auto y el motor) y este año los más caros costarán cerca de 330 mil. ¿Se puede correr por menos? Sí, claro, pero las aspiraciones de triunfo y pelea por el título se achican en la misma proporción. Así, la mayoría hace malavares para poder continuar, porque es imposible trasladar el incremento al sponsor, agobiado también por la situación del país. Entonces, es más factible hoy en día perder el apoyo de una empresa en medio de la incertidumbre que vive el país que poder aumentar el aporte.

Ya hay una muestra clara de la recesión teceísta: el año pasado viajaron 50 autos de TC a Neuquén (fue la segunda cita) y desde mañana se clasificarán 43… Y si la escalada de costos continúa muchos especulan con carreras que tengan menos de 40 inscriptos, una sangría dura para la categoría más popular de la Argentina. Es más, los acuerdos de las estructuras con los corredores será revisada cada tres o cuatro citas (sino antes según el dólar) para meter algún retoque si es necesario. Y no sólo se duda de la continuidad de los pilotos; también de algunas escuadras que debieron achicar su personal (entre el 30 y 40% del presupuesto se va en sueldos y cargas sociales).

¿Qué hace la ACTC ante esto? Continúa adelante con su proyecto de construir todos los chasis de la categoría y vendérselos a los pilotos a un costo de 180 mil pesos más IVA y rótulas (todos están obligados a tener uno comprado antes del 1º de abril) y deberán correr con esos coches desde el 2015.

Ahora bien, ¿hay apoyo económico desde la entidad para los protagonistas? Nada. Fadra (Fundación del Automovilismo Deportivo de la República Argentina) es la pata que maneja el negocio del TC y la encargada de cobrar los elementos homologados (trompas, pontones, parabrisas, centralinas, matafuegos, portamazas traseros). Fadra es presidida por Oscar Aventin; el Puma dejó el bastón de mando deportivo pero no el económico. Cada piloto hace un aporte de casi 50 mil pesos por carrera a la entidad (alquiler de carpas, entradas, agua, gomas, nafta, amortiguadores) pero nada vuelve. Desde Posadas 2012 (cada inscripto recibió 10 mil pesos de viáticos) que la ACTC no larga un centavo para los corredores. Pero hay más recaudación para la entidad: las fechas vendidas a los gobiernos provinciales tienen un costo que oscila de tres a seis millones de pesos y hay que agregar el acuerdo por cuatro años con el programa Automovilismo Para Todos a cambio de 384 millones de pesos (seis por fecha). La situación es crítica y los pilotos son los que más la sufren.

TE PUEDE INTERESAR
Comparte esta noticia!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *