Lautaro Estrada “nunca pensé que podía subir al podio largando doce”

image55481999e045d6.83151895

Foto: José Gutierrez – Los Andes

El truncado debut en Fórmula Renault lo tenía con el ánimo por el piso. “Cansado de remarla para sólo conseguir malas noticias; está todo muy difícil”, decía en Twitter al no llegar con el presupuesto adecuado y no contar con un vehículo para encarar la fecha de apertura en Junín.

Diego Rafael Espósito – desposito@losandes.com.ar

“Pero no voy a bajar los brazos a esta altura”, agregaba en su cuenta. Por eso, hizo lo imposible y adquirió uno de los Tito de Emmanuel Cáceres. Aunque, por una cuestión de tiempo, tuvo que postergar el ansiado estreno.

Sin embargo, no se quedó quieto y apuntó a Río Cuarto para no perderse la cita. Tenía lugar en la “escuela” de talentos para conducir uno de los monoplazas de Croizet, pero decidió estampar su firma en el Aimar Motorsport en pos de afrontar la cuarta fecha de Fórmula Plus, precisamente en el circuito donde logró su primer podio.

Con tres carreras menos que el resto e inactivo desde noviembre de 2014, Lautaro Estrada sorprendió al llegar tercero tras partir duodécimo. Para seguir con el festejo, Bocha visitó Más Deportes contando detalles de su brillante vuelta.

“Seguramente, la maniobra más importante fue cuando veníamos seis autos juntos en la recta principal. Yo encontré el hueco justo, gané la cuerda y de sexto pasé a segundo. Me quedé con bronca porque no pude aguantar la posición y llegué tercero soportando el ataque del cuarto”, manifestó el piloto de 21 años al analizar la prueba.

Sobre si pensaba ser protagonista en el Imperio del Sur Cordobés, el godoicruceño afirmó: “Sabía que podía andar bien porque el equipo es prolijo para trabajar, pero nunca que podía ir al podio largando duodécimo. Me vino bien correr en Río Cuarto; es un circuito que me gusta. Le agarré la mano”.

El ex kartista tuvo que pelearla antes de la final. “El sábado estuve complicado porque en la primera clasificación se rompió el motor al levantar temperatura. Lo cambiamos para la segunda tanda y no teníamos potencia”, sostuvo, agregando que “encima fue difícil marcar buenos tiempos porque la sesión arrancó tarde, cuando el sol ya se estaba escondiendo. Era imposible ver las curvas y tenía que conducir con una mano en el volante y la otra cubriéndome del sol”.

Para Estrada, el logro en tierras cordobesas fue una inyección anímica. “Viene bárbaro para seguir apostando al proyecto en Fórmula Renault. Si reúno el presupuesto, a lo mejor voy a Oberá. En caso de no poder, seguiré en la Plus”, tiró.

image554819a1c56d60.11579696

Entre desazón y celebración

Fue rara la sensación que los Estrada vivieron en casa. Mientras Lautaro festejaba por el podio, su padre Adolfo (técnico de Andes Talleres) analizaba una y otra vez el ascenso que no pudo ser.

“Mi papá estaba bajoneado pero se puso contento cuando llegué con el trofeo. Lamentablemente no se dio pero estoy orgulloso de él”, afirmó Bocha, quien siguió el partido por Twitter.

“A los dos nos cuesta, por eso nos apoyamos siempre. Talleres forzó los penales pero no pudo ser campeón. Casi se da”, agregó. “De todas formas, le dediqué el trofeo”, sostuvo Lautaro sobre Fiti.

 

COMPARTE ESTA NOTICIA!