Sofía Bustos: “Me di cuenta que podía correr, por eso no dudé”

Se coloca el buzo antiflama apenas llega al autódromo. Ajusta los cordones de sus botas y aguarda junto a su mamá, mientras su padre y los integrantes del equipo ultiman detalles en el Dodge 1500. Mira una y otra vez hacia el circuito.

Sabe que, dentro de cinco días, estará acelerando de manera oficial en el Jorge Ángel Pena. Atrás quedará ese año completo que debió esperar para calzarse el casco y competir dentro del Zonal Cuyano.

Hará historia como Susana Ferre, Viviana Manzano, María de los Ángeles Izquierdo y Natalia Brito, las damas que desafiaron a los hombres en el ámbito local. Sofía Bustos, con apenas 16 años de edad, debutará este fin de semana en el TC Junior teniendo a su papá Daniel (campeón de la temporada 2011) como uno de los rivales.

La chica de Rodeo del Medio, que se considera una fanática del automovilismo desde que nació, tuvo su última prueba ayer. Antes de meter cambios, Más Deportes quiso compartir la previa con la morocha que sueña con correr en el plano nacional como Julia Ballario, Violeta Pernice y María José Lorenzatti lo hacen actualmente.

-El ambiente está pendiente de tu debut. ¿Sos consciente de lo que has generado en el Zonal?

-Es muy lindo. Estoy ansiosa y al mismo tiempo con nervios porque hace más de un año que vengo esperando este momento y siempre hubo complicaciones. Por suerte, ahora las condiciones están dadas para correr. Veremos cómo me va en los ensayos de hoy (por ayer).

-La espera valió la pena porque tendrás tu primera carrera justo en el inicio del Play Off.

-Como dice el dicho, “no hay mal que por bien no venga”. Este año lo hemos aprovechado para probar mucho y éstas últimas carreras las tomaré de aprendizaje para tratar de pelear por la punta en el próximo campeonato. Eso sería lo ideal.

-¿Cómo se dio esto de correr?

-Viene desde muy chica. Siempre tuve amor por el automovilismo. Además, acompaño a mi papá en todas las carreras. Con el tiempo, me di cuenta que podía entrar en el ambiente y no dudé en correr.

-Aparte de probar con el Dodge 1500, te subiste a un karting.

-Así es. Estuve probando con un Tony Kart durante un año. No corrí ninguna fecha porque, sinceramente, no me dejaban mis papás; lo veían muy peligroso. Luego estuve girando con el TC Junior que era de Maximiliano Martín, hasta que adquirimos el auto actual y empezamos a probar muchísimo.

-Tu presencia engalanará a la categoría, más aún sabiendo que  no atraviesa un buen momento ante la poca cantidad de autos.

-La verdad que viene muy bien que me sume porque habían pocos autos y no queremos que la categoría se pierda. Aunque ahora están comentando que, para el año que viene, se unirá con la Clase 1.

-Al saber que vas a correr en el Zonal, ¿qué dicen tus amigas?

-Lo ven rarísimo porque desde chica que me gusta hablar de carreras y autos; me trataban como el “hombrecito” del grupo (se ríe). En el colegio, los profesores me miran con cara rara, pero está todo bien.

Me dan muchísimo apoyo y mi familia también, a pesar de que al principio lo veían como algo arriesgado porque, para un padre, resulta difícil que un hijo corra y que encima sea mujer. Aunque, con el tiempo, todo se fue superando y tuvieron que aceptar mi decisión.

-Imagino las charlas en tu casa. Siempre hablando de autos.

-Tengo dos hermanas más, pero en este caso la fierrera soy yo. Por parte de mi mamá soy hija única, pero ella tuvo que dejar que hiciera lo que más me gusta.

Cada vez que vengo al autódromo está a mi lado para ayudarme y ahora lo vive con una mezcla de sensaciones. Aunque le cueste entenderlo, debe saber que esto me hace feliz. En casa hablo siempre con mi papá del Zonal, las carreras, los autos.

-¿Qué pasa si lo vencés a él?

-Está muy difícil que eso pase.

-Pero algún día se puede dar.

-No lo sé, la verdad que no lo he pensado. Creo que él estaría muy orgulloso porque la frase dice que “el alumno supera al profesor”. Lo veremos en la pista, más adelante.

-¿Irías a la chapa con Daniel?

-Ni loca lo hago. No lo imagino.

-Imitaste a Violeta Pernice, que pintó su vehículo de color rosado cuando saltó de los monoplazas a la Top Race Junior. Serás como Penélope Glamour.

-Desde que dije que iba a correr siempre quise pintar el auto con el color rosado, para que se distinga y sepan que es de una mujer. Ayer (por el domingo) lo terminamos de pintar y colocamos los plotters, como a las once de la noche.

Hicimos un esfuerzo enorme durante todo el año; en el invierno estuvimos hasta las tres de la mañana trabajando, con mucho frío. Se dedicó todo el amor y el esfuerzo al auto. Viene hecho de corazón, como si se tratara de un niño. Estoy feliz.

-Aparte tuviste que dejar de lado las salidas a los boliches y las juntadas con tus amigas.

-¡Olvidate! Los fines de semana estuve metida en el taller con mi papá. Hace como dos fines de semana que no salgo porque estoy preparando todo lo del auto, pero te juro que no me importa. Dedicar todo el tiempo a lo que más me agrada, no cuesta nada.

-¿El número 48 lo designó la Federación o lo elegiste vos?

-Lo elegí yo porque es el preferido de mi nona. Costó un montón que ella entendiera que quería correr. Se puso bastante mal porque lo considera peligroso y tiene miedo de que me pase algo, por eso lo pinté por ella. Además, en la parte donde va el carburador, pinté su nombre con los de mis otros dos abuelos. Hay una parte de ellos puesta en mi auto.

-Es que, si bien sabés que estás tranquila arriba del auto, para ella y tus allegados debe ser difícil verlo de abajo.

-Seguro, pero yo lo disfruto a full adentro del auto. La adrenalina me encanta y jamás sentí miedo, ni cuando me subí por primera vez. Es más, la primera vez que salí de los boxes se me corrían las lágrimas de la emoción.

-Giraste en karting pero elegiste el Dodge 1500. ¿Por qué?

-Mi familia tenía miedo por el karting porque el cuerpo va más expuesto al golpe, así que con el karting giré en el kartódromo de Las Heras y nada más. Me sirvió muchísimo, pero elegí el Zonal.

-¿Qué resultado podrías tirar para la carrera del debut?

-No quiero decir ninguno. No sé qué puede pasar. La carrera no termina hasta que no te bajan la bandera a cuadros. Después de la carrera, lo charlamos (se ríe).

 -¿Soñás con correr afuera?

-Yo siempre dije que no pararé hasta llegar a correr fuera de Mendoza. Voy a empezar en el Zonal para adquirir experiencia y luego, si Dios quiere y cuando me sienta confiada, buscaré una categoría nacional. Tengo muchos años para aprovechar. Por ahora, el TC Junior será mi escuela.

EL AUTO EN VEZ DE SU NOVIO

Mientras posaba para la producción de fotos, se le preguntó a Sofía si estaba de novia. “Estuve hace dos meses. Él me dijo: ‘el auto o yo’. Entonces ni lo dudé: elegí el auto de carrera”, tiró entre risas, agregando que “le gustaba el fútbol y no los autos”.

Daniel dio su opinión respecto a Sofía. “La veo muy bien. Le gusta acelerar mucho; debe corregir eso porque no se trata de acelerar y nada más. Ahora debemos trabajar para la largada”.

Su mamá se muestra ansiosa. Va de un lado a otro y está junto a su hija en todo momento.

“Espero que todo ande bien. Es un orgullo que corra, aunque estoy un poco nerviosa”, afirmó.

“Agradezco a Leo González y su familia, que me bancaron hasta altas horas de la noche probando el motor”, cerró Sofía.

Más Deportes, Los Andes.

Deja tu comentario!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *