Berni Llaver “Estoy confiado para correr de vuelta en casa con el STC2000”

image572abd9f639067.48162130

Tras dos temporadas y media, el piloto de 28 años vuelve a competir en el Pena. En esta ocasión lo hará con un Fiat. Más Deportes dialogó con el crédito local.

Diego Rafael Espósito – desposito@losandes.com.ar

La ansiedad invade su cuerpo. No compite ante su gente desde el 10 de noviembre de 2013. En aquella ocasión lo hizo con Toyota, marca que defendió por última vez en 2014.

Justamente ese año, la categoría no pasó por San Martín y el último capítulo en Potrero de los Funes fue el más cercano. Encima, el año pasado no integró el plantel de pilotos de Súper TC 2000 (al competir en TC Pista) y la carrera en Mendoza la siguió desde boxes mientras buscaba equipo para retornar.

Este fin de semana tiene la oportunidad de lucirse ante su gente pero antes de analizar la estrategia de carrera en relación a la Vuelta Joker, Bernardo Llaver dialogó con Más Deportes sobre la tercera cita en el autódromo de sus pagos.

-Fuiste uno de los pilotos más fieles a una marca integrando cinco años seguidos la escuadra Toyota. Cuesta verte con los colores de Fiat.

-Con las ganas de correr en Súper TC 2000 que tenía, no me costó nada ponerme los colores de Fiat. Obviamente que sí me sentí identificado durante gran parte de mi carrera con Toyota, pero ahora estoy en Fiat y me siento muy cómodo. 

-No fuiste parte del Súper TC 2000 en 2015 porque no encontraste butaca y surgió la opción de competir en TC Pista. Estuviste inactivo desde octubre del año pasado, pero no se notó en este comienzo de temporada.

-Puede ser, pero en resultados no me fue del todo bien como esperaba. Lo bueno es que sumamos en las dos fechas. En Trelew entré a la última clasificación después de mucho tiempo de no correr con un auto de Súper TC 2000 y en Rosario lideré los entrenamientos, que no es poca cosa ya que resulta muy complicado estar adelante con el nivel que hay. 

-¿Qué es lo está faltando para luchar más adelante?

-Lo único que está faltando es motor ya que estoy muy complicado con la potencia. Por eso pienso que si la categoría nos entrega un buen impulsor en San Martín, no tengo dudas de que puedo estar peleando entre los cinco mejores.

-La estadística indica que Fiat nunca ha podido ganar en San Martín. Como no penalizás, ¿podés ser el que corte con la racha negativa?

-Estaría muy bueno. Es lo que vamos a buscar, pero vuelvo a recalcar que es fundamental contar con un motor más potente en relación a la carrera de Rosario. A partir de eso, empezaremos a construir un buen fin de semana. Pero si nos toca un motor como el de la fecha anterior, seguramente estaremos entre el 10º y el 15º, aprovecharemos algunas penalizaciones pero no creo que estemos para pelear por subir al podio en la final.

-En el simulador no se puede hacer la Vuelta Joker.

-Tenés razón (se ríe). No se puede con el simulador, pero sí el resto del circuito. De todas maneras ya he visto muchas cámaras a bordo y tuve la chance de girar con los Toyota de Escudería Río de la Plata cuando en marzo pasado vino el TC 2000, así que estoy bastante activo en cuanto al conocimiento del circuito.

-¿Qué le decís al público que acudirá para alentarte?

-Estoy confiado para correr de vuelta en casa; lo espero hace tiempo. Deseo que se llene el autódromo; que el automovilismo vuelva a ser lo que era antes y espero regalar un buen resultado. Me tengo mucha fe.

A bordo con Berni

Llaver explicó una vuelta al circuito de San Martín. “Es uno de los más lindos del país. No lo digo por ser local sino porque realmente lo es y le gusta a la mayoría de los pilotos”, comentó el piloto de Fiat.

“Tiene muchos sectores de diferentes velocidades. Eso hace que sea difícil poner a punto el auto. Es complicado jugársela”, añadió.

El primer parcial. “La recta es bastante larga ya que tiene cerca de 800 metros. Llegamos a la curva 1 que se transita en cuarta velocidad o en quinta, dependiendo el grip de la pista y cómo esté el auto de cada uno. Entre la curva 1 y 2 llegamos a poner quinta de nuevo y se baja otra vez a cuarta en la curva 2 que se transita a una velocidad cercana a los 170 km/h. Ahí salimos a la recta opuesta poniendo sexta a casi 240 km/h”.

El segundo parcial. “Llegamos a uno de los frenajes más fuertes del trazado, que se transita en primera velocidad. De sexta a primera, la velocidad mínima es cercana a los 100 km/h en esa curva. Volvemos a tener una recta larga, en la que ponemos quinta y se transita la curva 4 que es un ‘codito’ rápido casi a fondo y la 5 es otra vez una horquilla bastante lenta de primera que se recorre a unos 90 km/h aproximadamente”.

El tercer parcial. “Vamos con cambios ascendentes, haciendo la ‘ese’ que le sigue, siendo la curva 6 a fondo. Vamos con cambios ascendentes hasta llegar al frenaje de la chicana en quinta velocidad, entre 210 y 220 km/h”.

El cuarto parcial. “Frenamos y rebajamos nuevamente a primera, transitamos la chicana en alrededor de 100 km/h y encaramos para el curvón peraltado que se hace en tercera marcha casi a fondo a 160 km/h y ponemos cuarta saliendo a la recta principal, terminando la vuelta a unos 240 km/h”. 

TE PUEDE INTERESAR