Pipío Fernández se consagró bicampeón argentino de motocross

El mendocino se quedó con la corona nacional en la divisional MX3B, tras finalizar en la 4ª posición la séptima fecha del certamen en La Pampa. Es su segundo título consecutivo.

Gabriel Fernández escribió otra gloriosa página en la historia del motocross mendocino, al consagrarse campeón argentino por segundo año consecutivo.

El popular Pipío, a bordo de la Yamaha 450 atendida por el equipo RPM Cross de Marcelo Sánchez, finalizó en la 4ª posición de la clasificación general, la séptima fecha del año disputada en el trazado 25 de Mayo de La Pampa, cosechando los puntos necesarios para festejar por adelantado una nueva corona, esta vez en la divisional MX3B. Tiene 267 unidades contra 226 de su escolta, Estanislao Salanueva: 41 puntos de ventaja cuando solo quedan 40 en juego.

No fue un fin de semana fácil para el oriundo de Guaymallén, que venía de seis triunfos en las seis presentaciones anteriores, con doce mangas ganadas. Porque si bien había dominado en los entrenamientos y clasificación, en la primera batería sufrió una aparatosa caída que casi lo hace abandonar. Sin embargo, decidió continuar para terminar 4º.

A pesar de estar muy golpeado y con un dedo fracturado, Fernández decidió participar en la segunda manga, donde finalizó 3º, juntando los puntos necesarios para una nueva consagración.

“Estoy muy feliz por sumar un nuevo título. Esto es gracias al sacrificio de todo un año de entrenamiento y también al aguante de la gente que me rodea, como así también de los auspiciantes”, sostuvo Fernández, que relató lo sucedido en la carrera. “En la primera batería tuvo un toque en la largada y tuve que remontar desde el fondo. Y cuando estaba tercero, cometí un error entrando en una rampa y tuve una piña terrible. No sabía si seguir, estaba muy mareado, me levanté y pude terminar 4º. Y en la segunda serie largué golpeado, fui a un ritmo lento para cosechar los puntos que me hacían falta para el campeonato”, dijo.

Luego realizó un balance de lo que fue la temporada:“Arranqué en un muy buen nivel y ritmo conductivo, que lo traía desde el año pasado. Me hermané mucho con la moto, la tenía bien puesta a punto, encontré el equilibrio justo entre suspensiones y motor. También fue clave Claudio Sánchez que me acompañó a todas las carreras y me corrigió mucho los errores. Después de mitad de campeonato es difícil psicológicamente, sobre todo por la presión de ir adelante y saber que sos el piloto a batir. Hay que ser muy fuerte en eso y ni hablar a esta altura del campeonato donde todos estamos muy cansados mentalmente. Y hay que cuidarse mucho de los golpes, las motos de ahora golpean muy fuerte, andan muy rápido sobre la tierra y un golpe, por más que sea un golpe chico, después la lesión viene”.

El próximo compromiso de Gabriel Fernández será el 10 de noviembre en Trenque Lauquen, cuando se dispute la octava y última fecha del certamen.

TE PUEDE INTERESAR