Traverso ““Hay 330 categorías de autos, por enfrentamientos de un zonal contra otro””

“Todo cambiará después de la pandemia”, dijo Juan María Traverso: “No hay alternativa, debe ser uno solo”.

“Esta situación es complicada. Para quienes estamos viajando de acá para allá permanentemente, se hace muy difícil. Además es algo nuevo, jamás vivimos algo similar. Hace dos meses que no veo a mis nietos y no me entra en la cabeza. Pero no queda otra. Yo tengo la suerte de estar con los autos de mi museo, me subo al tractor para cortar el pasto…”, se lamenta Juan María Traverso desde Ramallo, donde entabló diálogo con el programa Carburando En  Casa, en el que analizó la crisis que atraviesa el automovilismo por la inactividad y su posible regreso.

El aislamiento preventivo obligatorio debido a la pandemia por el Covid 19 obligó al deporte motor, como en el resto de las actividades, a poner el freno de mano. Ya serán dos meses sin actividad en pista, tras aquel domingo 15 de marzo, el último con fechas nacionales.

“Todo va a cambiar después de la pandemia”, vaticinó Traverso: “La tecnología nos cambia. Yo viajaba 4 veces por semana a Buenos Aires por temas de trabajo. Y ahora hago gran parte de ese trabajo y no me muevo. Estoy aprendiendo a usar herramientas que no tenía en cuenta. Cambiarán muchos aspectos que teníamos los argentinos antes. Nos cambiará la forma de vida. Estar encerrados tiene una parte negativa, pero la positiva es la de vivir muchas cosas que antes estabas a fondo todos los días. Pero no creo que volvamos a vivir como antes”.

“Esto es complicadísimo. Muy grave. Mezclamos el problema de la pandemia con lo económico y lo mezclamos mal. El punto uno es la vida. Si te quedás en casa, no sólo te cuidas vos sino también al resto. Pero también están los que no pueden porque tienen la necesidad de salir. Entonces aquellos que podemos quedarnos en casa podemos ayudar a los que no pueden”, comentó el Flaco.

“¿Cuánto va durar esto? No se sabe. Yo tengo miles de socios en la Asociación Argentina de Volantes (AAV, entidad que preside), más los mecánicos y las familias. Para los que no están metidos en esto, tomen conciencia la dimensión que tiene el automovilismo en la Argentina. Es único en el mundo. No existe en otro lugar. La Argentina es así”, destacó Traverso.

“Hablamos de decenas de miles que trabajan y viven del automovilismo. El que no pertenece al automovilismo, no se imagina la cantidad de personas que están involucradas. La gente cree que es sólo para el que tiene plata. Pero acá hay una pasión y un fanatismo increíble, pero de un tamaño enorme”, agregó.

La pregunta que se hacen todos es cuándo se retomará la actividad. Aunque el siguiente interrogante es de qué manera. “¿Cómo puede empezar? Los zonales deberán neutralizarse en su zona y ver de qué forma pueden empezar a tener actividad sin público, con los controles que corresponden. Y desde la AAV se los asiste. Por ejemplo, en el autódromo de Buenos Aires, que tiene todo para armar espectáculos automovilísticos sin que nadie entre ni salga. Y también tiene los elementos para desinfectar todos los vehículos que entran. Con lo cual puede que la actividad comience, con muchas complicaciones, pero con los recaudos necesarios”.

Y el presidente de la AAV se explayó: “Hay 330 categorías de autos, productos de enfrentamientos de un zonal contra otro. Tienen el mismo auto y le cambian una pavada. Esto va a provocar que esos zonales se junten y armen uno importante. La Fórmula entrerriana, de la que salió Cachi Scarazzini, era una categoría monstruosa. Juntaba 30.000 personas. Y de golpe se empezó a dividir y se diluyó. Este problema provocará que las categorías se unan”.

Ya metido en la hipótesis de una vuelta a pista de las categorías nacionales, Traverso explicó: “Si una categoría se instala un par de meses, puede desarrollar sus fechas y la categoría queda instalada allí. En otros autódromos que son espectaculares se puede hacer, pero a El Zonda no puedo ir, porque no hay hotel disponible. Y no puedo ir y venir. Buenos Aires quizá tenga las mayores comodidades para que la actividad pueda arrancar”.

La coyuntura obliga a reformular los sistemas. Y Traverso lo sabe: “El automovilismo es una actividad  multitudinaria. Ponerla en marcha, tratar que arranque. El negocio hay que dejarlo a un costado. El costo de la actividad es muy alto. Hay que trabajar para bajarlo. Cada cuatro días se puede correr una carrera y se suman las fechas del calendario. Y que con las cuatro gomas corran las dos carreras. Una vez que empieza, se verá la forma para definir como sigue el negocio. Habrá que cambiar aspectos reglamentarios para que el costo baje”.

Traverso detalló: “Desde el lado de la pandemia, se puede controlar la actividad. Y desde lo económico hay que ajustarlo. Es factible, no es fácil y hay mucho para analizar, pero es factible”.

Más allá de la particular situación que vive la sociedad, el automovilismo padece un inconveniente de larga data: no se une para buscar soluciones. “Yo creo que es el momento ideal para que el automovilismo vuelva a ser uno. Pero más allá de que sea el momento ideal, no tiene alternativa. El automovilismo nacional debe tener un sistema único. Hay pilotos que corren en varias categorías. Y deben ponerse de acuerdo para que corran uno y otro. El punto de partida es que sea uno, como el fútbol, como el rugby. De la manera que sea posible, pero unificado. Hablamos un rato largo con dirigentes, con Hugo Mazzacane. Y es probable que el automovilismo este en un solo grupo…”.

COMPARTE ESTA NOTICIA!