Enero de 1955. Doblete de Fangio en la Fórmula 1 de Buenos Aires

catfeas

En enero de 1955, y para alegría de Juan Domingo Perón, el Chueco se impuso en las dos pruebas de Fórmula 1 que se desarrollaron en Buenos Aires.

El gran piloto argentino Juan Manuel Fangio llevaba dos campeonatos mundiales (1941 y 1954) y en el ardiente enero de 1955 quería demostrar en su tierra que era invencible sobre el Mercedes- Benz. Como ocurría en esos años, Argentina tenía su fecha por los puntos del campeonato de F1 y además se desarrollaban otras carreras sin puntaje o con otros motores como sucedió con la categoría Fuerza Libre en circuitos de Mar del Plata, Palermo, Rosario y Mendoza.

Y en dos semanas se disputaron dos carreras con los mejores pilotos y autos de la categoría con dos grandes demostraciones de Fangio, que se impuso en ambas.
El tremendo calor que soportaba Buenos Aires esa semana llevó a los equipos a realizar algunas variantes en los chasis y los motores. El 16 de enero a las 16 se largó la competencia de F1 con puntaje oficial ante unas 200 mil personas, que pudieron ocupar sitios fuera de la tribuna y a lo largo del circuito por propio pedido del presidente Juan Domingo Perón a las autoridades de la carrera.
Las crónicas decían que la temperatura llegó a los 38 grados y sobre el asfalto del Autódromo Municipal de la Ciudad de Buenos el calor ascendía a 56 grados.
Participaron 21 competidores y en la largada había siete argentinos: José Froilán González, Fangio, Pablo Birger, Carlos Menditeguy, Roberto Mieres, Jesús Iglesias y Clemar Bucci.
Fue el mayor número que largó una carrera oficial de F1.
El calor fue determinante y se produjeron abandonos y cambios de pilotos y de autos (se permitía) pero Fangio se mantuvo en su auto y hasta desobedeció una orden del jefe de
equipo que le pidió que parase para refrescarse. El Cabezón Froilán fue segundo con una Ferrari y Nino Farina llegó tercero con otro auto de la marca italiana.
Fangio explicaría tras la carrera: “Sentí que Neubauer me decía que si estaba muy fatigado le diera el auto a Stirling Moss. ¿Cómo iba a dárselo? Tenía la victoria al alcance de la mano. Y un poco soñando y otro mucho sufriendo completé la distancia y gané aquella carrera”.
El 30 de enero se disputó en el mismo circuito el Gran Premio de Buenos Aires, pero con el reglamento de Fórmula Libre. Los equipos probaban sus nuevos motores antes de la temporada en Europa. Se corría en dos etapas de 30 vueltas y por suma de tiempos se definía la clasificación final.
Se presentaron casi los mismos autos que en la carrera anterior pero el equipo Lancia se volvió a Italia aduciendo que no tenía motores de más potencia.
En la primera tanda Fangio pasó al frente en la vuelta 13 pero no pudo mantener el buen ritmo que traía Farina, que le sacó 10s5d segundos y 25s4d a Moss.
La segunda parte fue ganada por el inglés Stirling Moss con su Mercedes Benz y se adelantó a Fangio y al francés Maurice Trintignant (Ferrari).
Por suma de tiempos se impuso el Chueco Fangio para alegría de Perón, que le dio un apoyo constante a lo largo de la temporada.
El piloto de la ciudad bonaerense de Balcarce hizo un doblete en Buenos Aires y así inició el ’55 en busca del título. Lo logró por segunda vez consecutiva y también sumó los campeonatos de 1956 y 1957.
Campeonísimo de verdad.
c2ats
Fangio junto al presidente Perón

Fangio junto al presidente Perón

Por Lucio A. Ortiz – lortiz@diariouno.net.ar – Ovación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *