En Rafaela, los Súper TC2000 anduvieron a más de 306 km/h

Facundo Ardusso y Gabriel Ponce de León se quedaron con los récords que hoy disputó Súper TC2000 en Rafaela: el de Peugeot se alzó con el mejor promedio y el de Honda obtuvo la mejor velocidad final.

La categoría dirigida por Pablo Peón se propuso un nuevo desafío para el retorno al Templo de la Velocidad: implantar una nueva marca de promedio de velocidad para autos de turismo y a su vez quebrar la barrera de los 300 kilómetros por hora de velocidad final de los vehículos impulsados por los poderosos motores V8.

La jornada comenzó a calentarse con los ensayos de ambos registros. Cerca del mediodía, la primera actividad tuvo a Facundo Ardusso (Peugeot Cobra Team) como el más efectivo a la hora de ensayar el récord de promedio de velocidad. El de Las Parejas selló 264.3 km/h, y a continuación también fue el mejor en el entrenamiento de velocidad final con 289.1 km/h. Vale destacar que tras el golpe contra el muro por el reventón del neumático delantero derecho, continuó trabajando sobre la unidad de Matías Muñoz Marchesi.

Por la tarde, llegó la hora de la verdad. 9 pilotos salieron a pista para intentar quedarse con el mejor promedio de velocidad para el Óvalo de Rafaela: Franco Vivian, Leonel Pernía, Rubén Salerno, Franco Riva, Jorge Trebbiani, Gabriel Ponce de León, Mariano Werner, Agustín Canapino y Facundo Ardusso. La primera prueba definitiva quedó en poder del Peugeot 408 tras establecer 264.796km/h, con una velocidad final superior a los 300 km/h.

Luego, fueron 10 los encargados de batirse a duelo en dos vueltas cada uno para certificar el récord de velocidad final. Otra vez Ponce de León, Ardusso, Werner, Canapino, Vivian, Pernía, Salerno y Riva marcharon a la cinta asfáltica, a quienes se sumó Daniel Belli y en lugar de Trebbiani tomó la posta José María López.

El que pegó primero fue Pechito, con 301.571 km/h y nadie pudo con el cordobés hasta que llegó el turno del Facu, que colocó 304.762 km/h. Todo era algarabía entre los mecánicos del equipo de Ulises Armellini cuando el piloto hizo su arribo a la zona de boxes. Pero el festejo se tornaría en un profundo silencio cuando apareció el registro de Ponce de León.

El juninense salió a volar y en su primera oportunidad logró convertirse en el piloto más rápido de la Argentina tras cruzar la línea de sentencia con una velocidad de 306,383 km/h. Apenas conseguido el objetivo, el Civic perdió la trayectoria en la recta principal, y gracias a la rápida reacción de su conductor que intentó corregir el rumbo, evitó que el golpe que le propinó al muro no sea tan fuerte pero salió eyectado hacia adelante, cruzando la tierra en una alocada carrera.

Las miradas atónitas en el Sportteam, estructura que representa a Honda, pasaron a la alegría desatada cuando la medición arrojó que Gabriel rompió los relojes: el récord de velocidad final les pertenecía. La emoción en los rostros de Sergio Polze y todo el equipo, sumado a la celebración con la que fue recibido Ponce de León, daban cuenta de la emotividad del momento.

Por lo tanto, Facundo Ardusso y Gabriel Ponce de León se hicieron acreedores de la gloria al llevarse los récords de promedio de vuelta y velocidad final, respectivamente. Al ser el Súper TC2000 una nueva categoría, sienta precedentes válidos para esta divisional, que no deben compararse con los récords obtenidos con anterioridad por Emiliano Spataro en TC2000 en el año 2005, a bordo del VW Bora, que alcanzó 278 km/h de velocidad final en clasificación y marcó un promedio de 247.859 km/h en la misma sesión.

Por Antonella Croce – Corsa On Line.

TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *