Santero largó del fondo y se volvió a lucir en el TC2000 de Alta Gracia

El podio del TC2000

El podio del TC2000

Es un piloto distinto. Si bien lo viene demostrando hace rato, siempre peleando por las primeras posiciones, ayer lo puso en evidencia largando desde atrás.

El hecho de que su invitado, Miguel Ángel Gerra (campeón de TC 2000 en 1989), perdiera la llave a manos de Daniel Cingolani (monarca en 2000) sirvió para verlo en acción durante la cuarta competencia final del año llevada a cabo ayer en el autódromo Oscar Cabalén de Alta Gracia.

No pudo vencer ni tampoco logró subir al podio, por lo que se cortó la racha de ocho podios seguidos que traía entre la Fórmula Renault y el TC 2000. Pero, además del ganador y los escoltas, Julián Santero se llevó todos los aplausos por las maniobras y la avanzada protagonizada durante los 34 giros.

Cuando parecía que la suerte estaba echada, ya que debía partir del 12° cajón de la grilla de partida porque su dupla no pudo superar la primera fase de las llaves, el joven de Guaymallén manejó prolijamente (algo a lo que ya nos tiene acostumbrados) y ejecutó a sus rivales con maniobras antológicas.

En mitad de carrera ya se ubicaba en la sexta posición. Con el Renault Mégane II que lo había dejado segundo en Río Cuarto, tercero en Buenos Aires y victorioso en la cita anterior de Rafaela, relegó a Luciano Farroni, Christian Romero, Sebastián Pereyra (que se pegó contra el paredón de la última curva), Tomás Cingolani y Gianfranco Collino. La mejor superación fue contra el rionegrino del Peugeot 408 ya que lo durmió al negociar la zona de los mixtos.

Luego repetiría contra Sebastián Martínez, con tijera incluida para meterse en la quinta posición.

El ingreso del auto de seguridad, a falta de cuatro vueltas para el cierre ante la mala ubicación del VW Bora de Andrés Josephson, posibilitó que Santero se acercara a los Renault Fluence de Facundo Conta y Mario Gerbaldo. Al que pudo ejecutar, a pocos metros de recibir la ajedrezada, fue a Conta.

Heroica remontada de nuestro crédito que quedó a las puertas del podio y un día antes dejó en claro quién fue el mejor en clasificación.

Roberto Arato, que en carrera cumplió a la perfección poniéndole el moño a una actuación que había comenzado con el sorprendente Henry Martin como vencedor del Súper 16 para los históricos, consiguió su primer éxito en la categoría al mando del Honda Civic 07.

Matías Milla, cuya dupla fue Oscar Larrauri (segundo en las mangas) secundó al volante local para quedar como único líder del torneo. Mientras, Gerbaldo completó el podio y otro Mario (en este caso su binomio, Gayraud) celebró con champán como en las viejas épocas.

CACERES FUE EXCLUIDO Y NO PUEDE SUMAR

Su expectativa estaba centrada en lo que podía hacer Roberto Urretavizcaya, su binomio. Pero el chacabuquense, que llegó a liderar la llave, no pudo con Mario Gayraud después de despistarse y Emmanuel Cáceres debió largar 15° en la final.

El sanmartiniano del Litoral Group llegó a colocarse en la duodécima posición hasta que un despiste lo dejó sin chances de seguir subiendo en el clasificador. “Fue en la primera curva; el auto se dañó mucho y perdí mucho terreno”, manifestó.

A poco de terminar, Peluche recibió la mala noticia que había sido excluido por una maniobra peligrosa en perjuicio de Federico Ensslin. Así, Cáceres se quedó sin sumar puntos nuevamente. “Es una lástima. Habrá que pensar en la próxima”, cerró el piloto esteño.

Más Deportes – Los Andes

COMPARTE ESTA NOTICIA!